Tránsito lento

Qué es y cómo enfrentarlo

¿Qué es el tránsito lento?

El tránsito lento o estreñimiento es uno de los desórdenes digestivos más comunes, afectando la frecuencia de las funciones intestinales. Aunque se produce principalmente por una dieta desbalanceada y falta de fibra y de agua, también influyen el estrés y el sedentarismo. Puede, además, aparecer de forma progresiva y ocasional cuando se relaciona al colon irritable.

Esta condición, que no está clasificada como enfermedad, pude afectar a cualquier persona, por lo que es importante mantener una alimentación saludable para evitar sus molestias.

Síntomas del tránsito lento

El signo principal del tránsito lento es la baja frecuencia de las funciones intestinales, dificultades y dolor para la eliminación de desechos, sensación de hinchazón y cansancio general. En algunos casos es posible que se acompañe de irritabilidad y malhumor. En tanto, también puede ser un síntoma del colon irritable, vinculado al sistema nervioso.

Estar alertas a estos factores permite tomar medidas a tiempo para reducir el período de estreñimiento y recuperar un correcto funcionamiento de los intestinos.

Tránsito lento en niños

Durante la transición de la lactancia a las fórmulas y alimentos sólidos, el término del uso del pañal y el comienzo de la escolaridad, es más común la aparición de tránsito lento en los menores. Estos periodos se asocian tanto a los cambios en la dieta y a las variaciones emocionales que implican. Es recomendable asegurarse de que reciban una dosis de fibra adecuada en las comidas para impedir los efectos del estreñimiento.

Así también es necesario explicarles que no deben esperar para ir al baño aunque estén jugando, en casas ajenas o les de vergüenza.

Cómo enfrentarlo

La solución principal para el tránsito lento es un consumo adecuado de fibra como el que entrega Fibrolife. Este corresponde al 50% de la dosis necesaria en el día, lo que significa un gran aporte para la salud intestinal. Además, es fundamental equilibrar la alimentación incluyendo frutas y vegetales, y consumir suficiente agua durante el día.

Mantenerse activo complementa el bienestar general del cuerpo, con lo que practicar actividad física, tener buenos hábitos de sueño y reducir el estrés, bajarán las probabilidades de tener tránsito lento por factores nerviosos.

¿Quieres frenar ahora tu problema de tránsito lento?

Disfruta ya el poder natural de FibroLife.

Cómpralo ahora mismo